Entrevista al ministro de Producción

Para el flamante funcionario, Argentina es “un barco que encontró una tormenta en medio del mar, pero no perdió el rumbo”

Los lirios blancos que en floreros de todo tamaño abundan en el hall del piso 11 del Palacio de Hacienda indican que algo cambió en el ministerio de Producción. Y en el despacho del flamante ministro, los lirios blancos vuelven a ser protagonistas junto a la orden de Rio Branco, la máxima condecoración que otorga el gobierno de Brasil y que Dante Sica recibió el año pasado. De pronto, llama la atención una bella fotografía de Dante Spinetta cuyas canciones el ministro suele tararear al comienzo de jornadas que arrancan a las 7 y terminan a las 21, según afirman en su propio equipo. Clarín lo entrevistó el último viernes cuando el dólar parecía acercarse a los $ 30.

-¿Cuál es su diagnóstico?

-Tenemos que tratar de diferenciar coyuntura de tendencia. Estamos en un proceso de desaceleración, el mercado cambiario enfrenta un frente de tormenta externa. Esto es un barco que encontró una tormenta en la mitad del mar pero que no pierde su rumbo. Hay que tener en claro que la política económica tiene un rumbo definido, tenemos un programa de desarrollo federal y va a mejorar en más competitividad y mercado externo. Hay que confiar, estamos en medio de la tormenta pero el barco no perdió el rumbo.

-¿Por qué Argentina está entre los países más castigados?

– Estamos frente a un mundo con distintas caras. Hay un crecimiento fuerte a nivel global en varias regiones porque después de muchos años crecen los emergentes y crecen países los desarrollados, con un Estados Unidos fortalecido y Europa. China, con quien tenemos un buen nivel de comercio, también crece al 7% y está aumentando su nivel de importaciones, algo que se nota en Argentina. Pero esto se da en medio de una fuerte turbulencia financiera en un proceso que va a durar por lo menos un año o tal vez dos años más. Es que estamos pasando de un sistema financiero con expansión monetaria y tasa de interés cero a otro en el que los países centrales van reduciendo sus programas de expansión monetaria y van a tasa de interés de mercado. Estados Unidos está llevando su tasa de corto a 3,10 o 3,20% hacia el 2020 y hoy está al 2%. Y a esa tensión hay que agregar ruidos políticos como la guerra comercial que está iniciando Estados Unidos contra China y los problemas de Irán que generan fuertes distorsiones. Argentina venía creciendo en los últimos siete trimestres y en el primer trimestre del año a 3,7% y estos cimbronazos que generaron el sacudón cambiario van a hacer que la economía que además padeció la sequía vaya a unos meses de desaceleración, pero cuando se ven los fundamentals en los próximos meses vamos a empezar a ver una recuperación.

-Algunos pronostican recesión…

-No estamos en una etapa de recesión sino de desaceleración para recuperar de nuevo el ritmo de crecimiento que veníamos trayendo.

-¿Quiénes ganan con el dólar alto?

-Esta mejora en el tipo de cambio favorece a la cadena del sector agropecuario que tendrá además el impacto de la mejora climática, vamos a tener una muy buena cosecha en 2019. La actividad agropecuaria pesa con el 35% del PBI. También favorece a la cadena basada en conocimiento, a la producción del sector automotriz que es exportadora y al desarrollo de la energía e infraestructura que vienen con procesos de inversión que no se detienen. Hay otros sectores con cierta desaceleración. Pero así como se frena la salida del turismo al exterior aumenta la llegada de turistas desde el exterior. El impacto de la tasa de interés y la incertidumbre afecta los préstamos hipotecarios, pero cuando comience a calmarse la tasa, la construcción privada se va a reactivar. Habrá muchos impactos diferenciales según el sector.

-Con este dólar que puede actuar como barrera a las importaciones, ¿tienen chances los sectores sumergidos como textiles y calzado?

-Tienen oportunidad. Esta semana estuve con industriales del calzado y en un rubro que era demandante de protección vi empresarios entusiasmados por exportar a Chile, Estados Unidos y hasta Europa. Van a tener acceso al mercado. Lo que no tenemos que dejar de hacer es trabajar en los factores que impiden exportar más. Mejorar la competitividad sistémica. Tenemos herramientas como la ventanilla de comercio exterior, Exporta Simple, daremos apoyo para que trabajen en moda e integrarlos a otras empresas para el salto exportador.

 -¿Es usted el ministro de la reactivación?

-Soy el ministro de Producción que trabaja en la consolidación de un modelo federal de desarrollo con un fuerte empuje exportador.

-Los industriales de empresas que llevan décadas en el país se sienten ninguneados por el Gobierno…

-Hay que reconocer que ser empresario en la Argentina es una tarea titánica, en una economía que ha tenido la inestabilidad macro de los últimos 50 años con crisis recurrentes, los empresarios tienen la capacidad de haber podido sortear las crisis. Tenemos que aprovechar esa capacidad de persistencia, esfuerzo e innovación. El argentino tiene un espíritu emprendedor muy fuerte que va de jóvenes a empresas tradicionales. Nosotros vamos a mantener el diálogo, vamos a trabajar sobre la coincidencia sin dejar de ser claro en el objetivo de política económica, el Presidente nos pide una economía más competitiva, más integrada al mundo, para generar más exportación y una interacción entre empresas grandes y pymes para que se pueda hacer una protección del entramado productivo. Tenemos una gran responsabilidad de construir este programa.

-¿Qué cambia con su llegada al ministerio? Por lo pronto siguen los mismos funcionarios…

-El ministerio tiene un equipo que trabaja muy fuerte desde hace más de dos años en comercio exterior y logró leyes importantes como la ley pyme, emprendedorismo, la de financiamiento productivo. Mi tarea es potenciar ese trabajo.

-Para los industriales el acuerdo que se negocia entre la Unión Europea-Mercosur es un acuerdo reputacional que va a comprometer la supervivencia de las empresas argentinas…

-Después del Mercosur es el acuerdo más importante para la Argentina y es histórico. Es reputacional pero sobre todo es institucional ya que es una forma de adaptar las reglas de juego internacionales ante la duda de los inversores de sector externos si Argentina es capaz de respetar las reglas de juego a futuro. Nos va a servir en el corto plazo para apuntalar fuerte las inversiones, para joint.-ventures de transferencia de tecnología, va a mejorar la competitividad de la economía argentina porque va a requerir un esfuerzo del sector público y privado para adaptar la competitividad nuestras firmas y como último escalón recién está la integración de comercio. Es positivo y trascendental.

-Usted manifestó que le preocupa el nivel de cheques rechazados, ¿qué está pasando?

-Nosotros tenemos que atender la coyuntura y eso nos requiere una agenda de cuidado al entramado pyme. Monitoreamos día a día la cadena de pago, vemos que empieza a haber un poco de estrés financiero y hemos desarrollado un mecanismo para que aumenten la cantidad de préstamos y facilitar capital de trabajo a una tasa razonable. El martes anunciamos un paquete de financiamiento muy importante a tasa subsidiada por el gobierno. Y atentos por su demanda, relanzamos Ahora 12. El 25% de lo que se vende con tarjeta es vía este programa y en el sector textiles y calzado es el 50% de sus ventas. Otra herramienta es Precios Cuidados que permite, ante la dispersión de precios que observamos por la crisis cambiaria, que haya precios de referencia menores al promedio en los principales productos de la canasta alimentaria.

-Pero Precios Cuidados no ha funcionado con este Gobierno…

-Hemos consensuado un mayor compromiso con más de 500 productos de la canasta básica, garantizamos visibilidad y provisión de stock y vamos a poner los mecanismos de control y le pedimos a los consumidores que, ante cualquier faltante, hagan la denuncia. Habrá un fuerte proceso de fiscalización.

fuente: https://www.clarin.com/economia/economia/dante-sica-vamos-desaceleracion-recesion_0_ByRlCbrG7.html